Desiderio

Desiderio Agradecido era un hombre más bien mayor. Su ocupación diaria consistía en vigilar una zona de aparcamiento público en un descampado próximo al centro histórico de una capital de provincia. Controlaba la colocación de los diversos automóviles de manera que ninguno obstruyese ni el paso ni la maniobra del resto. Asimismo se encargaba de cobrar por el tiempo de estacionamiento y de desear los buenos días, las buenas tardes o las buenas noches. Llevaba una cartera de cuero sujeta a la cintura y una gorra raída que un funcionario del ayuntamiento le suministró después de haberla hallado olvidada en las dependencias municipales, gorra que al parecer se había dejado un músico de una banda de las que ofrecen pasacalles en fiestas.

Cada mañana, cuando Desiderio llegaba a su trabajo, lanzaba una mirada tranquila al descampado y se decía a si mismo: “Sí. Este es mi lugar.” Yo añado, de modo algo redundante, que ese era su punto de encaje en el Cosmos.

A Desiderio Agradecido se le criticaba su falta de ambición, su poco espíritu de superación, su conformismo. Incluso había quien decía que era un vago. Tantos años haciendo lo mismo, tan poca creatividad, tanta obcecación por mantener un empleo que cualquier memo podía ser capaz de desempeñar… Pero Desiderio Agradecido se reía porque estaba convencido de que su papel en el mundo era un papel clave, y que sin este el caos empezaría a tomar forma.

Cada noche, antes de irse a dormir, Desiderio se tomaba una caña en el bar de abajo. Sentado en la barra, con la mirada pegada al televisor, contemplaba sin demasiada fascinación los anuncios de Volvos, de apartamentos en Marina d’Or, de viajes a Punta Cana, de champús anti-caspa, de bonos de telefonía. Y alguna vez algún cliente con mala baba le había soltado algo así como “Qué, Desiderio, cuantas cosas que nunca tendrás, eh?”

Y quizás al día siguiente llegó a su párquing polvoriento un Volvo del que bajó una dama propietaria de immuebles en la costa mediterranea con peinado sin caspa hablando por un móvil. Y durante un breve lapso quizás se deslumbró por esa dama, pero al segundo siguiente ya supo conformarse sin ella.

Un día llovió a cántaros en esa capital de provincia, segundona y pueblerina. Lo mojó todo: las casas, las calles, los coches, las caras, el río, la gorra raída del vigilante del párquing. Pero a Desiderio Agradecido le pareció bonita esa lluvia.

 

Anuncis

9 thoughts on “Desiderio

  1. Pues sí, tantas cosas para qué? Si no sabes disfrutar de una lluvia, de una brisa o de una mirada, lo demás no sirve para nada, es tan solo cortina de humo. Suerte que Desiderio era agradecido, sino hubiera sido así seguramente no hubiera mantenido ese puesto.

  2. És bonic. A l’estiu, de vegades, quan tens l’oportunitat de tenir temps per no fer res, és quan te n’adones de les poques coses que necessites per ser feliç. Gaudir del temps, sense pressa. Potser ho valorem perquè la resta de l’any vivim esclaus de les obligacions, però de tant en tant val la pena recordar que moltes d’aquestes obligacions ens les impossem nosaltres mateixos.

  3. Sempre m’ha agradat pensar que darrera els suposats “perdedors” que ens envolten hi ha autèntiques històries de guanyadors dintre de l’esfera privada, que al cap i a la fi és la més intima i important. Les històries de guanyadors que s’escampen als quatre vents sovint amagen grans pèrdues a l’esfera privada.
    Segur que “la caña de cada noche amb la TV al bar” el feia sentir viu i content com mai sentiria la dona que baixava del cotxe, amb massa per exhibir i poc per sentir.

    Fa molt de temps q

  4. Se m’ha escapat un [enter]… I’m sorry.

    Deia que fa molt de temps que rumio escriure algo similar per a un personatge que veia cada matí a la porta de l’esglèsia gòtica que hi ha al carrer Ferran. Hi era cada dia, amb aspecte poc cuidat, esperant suposo que al mossen, i amb un somriure… m’intrigava saber la seva història, però mai (i realment em sap molt de greu) li vaig preguntar. Ara ja no visc allà i no el veig, però segur que cada matí es col·loca la seva millor cara d’il·lusió per anar a aquella porta d’esglesia esperant quelcom que el deu fer feliç, tot i que la resta del seu dia no sigui tal i com ell espera.

    Algú que feia molt bé aquests exercicis literaris era el gran Miguel Delibes, i aprofito per recomanar-ho a tots ens lectors s’aquesta bitàcora, que sembla que començen a ser legió. Enhorabona Jaume.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s