Alejandro Mileurista

Alejandro Mileurista vivía como un rey. A sus treinta y algunos, cocinado, lavado y planchado. Por su madre, obviamente. ¿Donde? en casa de su madre y de su padre. Obviamente.

Según los sindicatos, los empleos de Alejandro Mileurista eran precarios y basura. Aunque él no tenía esta percepción. A él sus empleos le parecían estupendos. Gracias a ellos vivía la felicidad que proporcionan el coche tuneado y la fiesta.

Por cierto, a Alejandro Mileurista no le duraban los empleos. ¿Por qué? Pues porque su concepción del trabajo consistía en esperar al día 30 y cobrar la pasta. Entretanto, escaqueo; morro; excusas; nula productividad; cargar el muerto. Y claro, a la segunda o a la tercera, Alejandro Mileurista de patitas en la calle. Pero su proverbial simpatía, su labia, su condición innata de farsante y embustero le facilitaban conseguir siempre un nuevo empleo sin tener que esperar ni desesperarse demasiado.

Volvemos al principio: Alejandro Mileurista vivía como un rey. Rey del sofá: Alejandro tumbado, todo lo largo que era; su padre y su madre en una silla. Rey del mando a distancia: Alejandro impone canal y programa; su padre y su madre tragan los gustos de su retoño sin otra opción posible. Rey de la mesa: Alejandro come, cena, merienda, lo que le apetece y a la hora que le apetece; su madre recalienta, modifica, retira, añade, recocina o cocina extra. Y Alejandro nada de fregar un plato, hacer una cama, pasar un trapo; no. Para eso ya está quien está: la madre, que para eso es la madre y para eso lo tuvo. Por cierto, muy de vez en cuando, esa madre exclama, bajito, en semi-secreto:

-¡Qué cruz, con este hijo!

De nada servían los sermones de su hermana mayor, María Jesús Amadecasa (aún no logro entender porqué, siendo hermanos, no tenían el primer apellido coincidente) aquellos domingos en que Maria Jesús acudía a casa de sus padres a comer, con Amancio, su marido, y Gabriela, su niña. De nada absolutamente. Alejandro soltava un sonoro “no me ralles” y se iba de la mesa.

Cuando Alejandro Mileurista llegava de fiesta, al no poderse dormir, ponia el equipo de música a todo volúmen y esperaba pacientemente, mientras se movía como un desaforado -supuestamente bailando- a que le sobreviniese el sueño o algo parecido al deseo de descansar. Esto podía suceder a las ocho de la mañana del día siguiente, a las once, a las tres del mediodía, a la una de la noche del día después del día siguiente, daba igual. De nada servían los gritos de cabreo de su padre, en pijama y zapatillas, reclamando su derecho a dormir. Era en esos momentos cuando la madre de nuevo exclamava, con voz algo crispada, algo resignada:

-¡Qué cruz, con este hijo!

Los padres de Alejandro Mileurista, un día, tomaron una decisión: iban a emancipar a su hijo. Para ello se gastaron casi ciento noventa mil euros y compraron un inmueble, unos bajos de casi 65 metros cuadrados en el barrio de al lado. Lo acondicionaron. Se lo amueblaron. Alejandro Mileurista por fin se emancipó y dejó a la familia en paz.

Pero su nueva vida de emancipado no le satisfacía. Y tener que andar siempre cambiando de empleo tampoco. Pasó un tiempo entre dudas, hasta que por fin vio la luz.

Vendió la mayoría de muebles, había que hacer espacio. Más espacio igual a más pasta.Vendió incluso la nevera, el microondas, el televisor. Se lamentó de que sus padres no le hubiesen comprado un inmueble más grande, de noventa, de cien, de ciento veinte metros cuadrados.

Llenó todo el espacio disponible de colchones, colchonetas, similares; los sacó de contenedores de basura o los compró a precio de saldo. Completó los espacios aún libres con sillas.

No tardó mucho tiempo en tener alquilado su inmeble al completo. Por inmigrantes, obviamente. Inmigrantes de las más variopintas nacionalidades y colores. Y él, naturalmente, se quedó sin espacio para vivir en aquella vivienda. Tampoco le resultaba atractivo compartir casa con toda aquella chusma. Así que Alejandro no tuvo más remedio que volver a casa de su padre y de su madre.

Ya solo faltaba un detalle: Alejandro cambió su apellido. Dejó de llamarse Alejandro Mileurista para llamarse Alejandro Tipolisto. Y ese mismo día tomó nuevamente posesión de la casa de su padre y de su madre, en el fondo, su casa.

A su madre, al verlo de nuevo tumbado en el sofá, con el mando a distancia en una mano y la cervecita en la otra, le salió del alma un discreto, resignado, algo crispado

-¡Qué cruz con este hijo!

Advertisements

9 thoughts on “Alejandro Mileurista

  1. Sempre relaciono el terme “mileurista” amb l’Espido Freire, òbviament per el títol del seu llibre. No estic gaire segura de si el va inventar ella.
    Els J.A.S.P. (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados)recordeu?, crec van ser la imatge promocional de la promesa que els hi van fer als mileuristes de tenir-ho tot, fent-los créixer sota la premissa del consumisme, “tanto tienes tanto vales” i ara els hi donen 1000€. No puc evitar veure-ho com una estafa a nivell generacional…publicitat enganyosa…

    Els del clan Tipolisto, aquests, són d’un altre mena però segueixen sent fills del mateix sistema.

    El més esgarrifant de tot, és que els mileuristes, la generació de la insatisfacció permanent i la frustració personificada, estant tenint fills… quin serà el llegat?

  2. Doncs sí, de debò que és per preocupar-se. Ja que obres la qüestió, m’agradarà opinar més a fons. D’aquí a unes hores, que ara tinc pressa. Salutacions.

  3. “Els J.A.S.P. (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados)recordeu?, crec van ser la imatge promocional de la promesa que els hi van fer als mileuristes de tenir-ho tot, fent-los créixer sota la premissa del consumisme, “tanto tienes tanto vales”.
    Efectivament… Aquell JASP arrogant, prepotent, competitiu a mort, disposat a fer saltar de la poltrona a qui fos per seure-hi ell, però sobretot…, “sobradament preparat…” resulta que no estava tan preparat com es pensava. No estava preparat per descobrir l’engany del sistema, que un cop n’ha exprimit el talent (quan el té, que no sempre) i li ha exprimit els calers, se n’oblida, i el relega a la posició de “pària social qualificat”.
    Avui dia es té una concepció merament instrumental del saber, la cultura i la preparació. Tenir estudis només es veu com un mitjà per a tenir uns ingressos, un estatus material, una clau d’accés a un cert nivell de consum. L’objectiu és poder ser un consumidor de gama alta. Ál saber no se li dóna valor en ell mateix, només ha de ser ser útil, útil per guanyar set-mil euros al concurs del Sobera, per exemple. Quan justament el saber ha de servir per dotar la persona de mecanismes de protecció contra els grans enganys del nostre temps, les grans mentides del capital. Ha de servir per desenvolupar l’esperit crític i la capacitat de relativització. El saber ha de ser el camí de fugida de la caverna il.lusòria de la nostra Disneilàndia del consum.
    El problema de molts és que no saben renunciar a res. Tu ho deies: s’han cregut que ho poden tenir tot, i a l’hora de la veritat els guanyadors de la partida són els que saben viure amb poc.
    És espantós veure com la necessitat de tenir, i tenir, i tenir, ens fa cada com més dèbils, més dependents, menys autònoms. Fins que no aprenguem a no voler més que l’essèncial, i preferentment allò que no es pot comprar a la botiga, el sistema ens tindrà agafats per les glàndules.
    I sí, els mileuristes sector Tipolisto estan tenint fills… el pitjor està per arribar, doncs. Salvi’s qui pugui, refugïis en la seva torre de marfil, emporti’s un amic i un llibre a una illa remota del pacífic, perquè el temporal serà dels bons.
    Els qui més ho patiran seran els més joves. Tant de bo siguin JASPS en el sentit autàntic: sobradament preparats per fer butifarra a la porqueria consumista i per aprendre a viure lluny de la mentida a la que tan acostumats estan. Perquè no és més ric qui més té sinó qui menys necessita.
    Sona massa hippy? A mi no se m’acut res de millor.

  4. Ei, saps a qui em recorda el teu Alejandro Mileurista? No vull posar el nom perquè no em perdonaria que se’t presentés aquí i aquest és dels que es passen el dia buscant-se al Google… un que ens dona la pallissa al meu bloc… saps de qui et parlo?

    Jajajaja, és que imagina que l’Alejandro Mileurista tingués un bloc…

  5. Calla, calla, que em sembla que ja sé qui vols dir… però ell seria més aviat n’Alexandre Mil·leurista… vaig bé?
    I bé, el meu Alejandro dubto que pugui tenir un bloc… Com a molt un fololog per fer
    posturetes.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s