Alba Evanescente

Alba era una chica difícil de ver. Muchas mañanas, incluso al espejo de su cuarto de baño le costaba trabajo devolverle su reflejo. Muy poca gente conocía el timbre exacto de su voz. Casi nadie sabía si Alba disponia de alguna opinión sobre algo, aunque solo fuese una e insignificante. En su instituto, pese a sus marcadas deficiencias cognitivo-intelectuales, pocos profesores le prestaron atención, ni tan solo cuando en sus exámenes dejaba espacios en blanco, en puro blanco, sencillamente porque de su memoria se habían borrado las palabras que había memorizado. En las listas escolares su apellido quedaba siempre misteriosamente confundido con Anodina. Alba Anodina, o Alba Evanescente, daba igual. Alba, la chica imposible de ver.

Y no es que fuese desagradable a la vista, ni nada parecido. Alba tenia un rostro agradable, bonito, pero de aquel bonito transparente, soso, volátil. Una voz sin cara, o una cara sin voz. O las dos cosas a la vez.

Alba quería ser maestra. Para ello debía superar el último curso pre-universitario y la temida selectividad, pero a base de invisibles esfuerzos y a pesar de sus blanquinosos exámenes, a la tercera tentativa consiguió su pase a la Universidad, consiguió que su apellido (una vez más confundido) entrase en las listas de primer curso de magisterio infantil. Pero en seguida se vio que todo posible éxito iba a ser imposible.Ya en los primeros compases del curso su persona se diluyó en aquel magma voraz de ruidosas muchachas con carpetas forradas con caras de futbolistas y cantantes melódicos italianos. Truncadas sus aspiraciones universitarias, el futuro profesional de Alba se encarriló detrás del mostrador del negocio de sus padres, una carnicería.

Durante años despachó filetes y hamburguesas, de lunes a sábado hasta las nueve de la noche. Sin pena y sin gloria, sin que nunca nadie recrease una sola conversación, un solo guiño, nada de Alba mientras degustaba el solomillo que se estaba zampando.

Un día gris de invierno, insignificante como cualquier otro, se cruzó en su vida Evasio Oportunista.

Evasio fue de los pocos que consiguió ver a Alba. No por nada, sinó porque hacía tiempo que Evasio andaba por el pueblo provisto de una lupa de gran aumento a la caza de oportunidades. Gracias a ese artilugio consiguió ver a Alba, calibrar su potencial conyugal, y sopesar las ventajas de asociarse matrimonialmente con ella. ¿Por qué tanto cálculo? Pues porque Evasio era un trepa. Tenia ambiciones de alto nivel, especialmente en el terreno de la política municipal. Y ya se sabe, es muy difícil ser un profesional de la cosa pública, existen riesgos serios. Por ello el hecho de que en la familia de Alba fuesen carniceros con negocio propio le ofrecía un buen colchón económico en que apoyarse fuesen cuales fuesen sus vaivienes públicos. La gente siempre comerá carne, se decía Evasio.

En fin, se casaron. El día de la boda Evasio acaparó todo el protagonismo con sus ademanes y sus discursos, y a la pobre Alba, eclipsada por aquel Super-Novio, apenas se la vio. Esa misma noche la ató a la pata de la cama y del mostrador, para siempre. O eso creia él.

Llegó el día en que Alba se hartó de su invisibilidad. Ese sábado por la mañana, desnuda ante su espejo, consiguió entreverse, y no le disgustó del todo lo que entrevió. Aún lo tenía todo en su sitio. Su pelo largo y liso ofrecía buenas posibilidades. Pese a los dos partos -Evasio no había tardado en propinarle dos embarazos relámpago- su cintura le parecó atractiva. Lo vio claro, y lo quiso intentar. Ese sábado no apareció por la carnicería.

Se tiñó el pelo de negro intenso. Se cambió el nombre: Malena Black. Se compró un conjunto de top y shorts de piel negra, brillante, ajustadísimo. Lo mismo las botas, altísimas. Esa noche, en Pont Aeri, en lo alto de una enorme caja de sonido, mientras sonaba Black is black remixed, Malena bailó. Un estallido de Malena llenó el espacio. Triumfó, porqué por primera vez en su vida se la veía. La masa enloqueció, se rindió a sus pies y a sus encantos, y Malena tocó el cielo, un cielo que de tan deseado le pareció incluso conocido.

Pero ¡ay de aquellos que osan desafiar a su naturaleza y a su sino! ¡Ay de los que se atreven a ser lo que no están llamados a ser! Nigún dios del cielo había dispuesto que Malena tuviese que ser Malena. Y las ofensas al destino se pagan muy caras. Como dijo aquel, si naciste para martillo del cielo te caen los clavos. Y esa madrugada, del cielo, la que cayó.

Esa noche, muy de madrugada, cerradas las puertas de Pont Aeri, la lluvia torrencial se cebó con Malena. La mojó de arriba a abajo, la empapó hasta los huesos, pero lo terrible fue que la destiñó por completo. Le destiñó el pelo, la ropa, el alma, el aura, su ser entero. Malena Black volvió a ser Alba Evanescente. Y de puro invisible, un coche la atropelló. Y en urgencias ingresó una camilla vacía, y en un rincón de la UCI nadie vio al alma de Alba deshacerse en el vacío final.

Al día siguiente, los asiduos a la sección de esquelas de La Vanguardia se extrañaron al ver un recuadrito en blanco donde solo aparecía una pequeña cruz. Y bien, se extrañaron pero no tardaron en pasar página.

 

Anuncis

11 thoughts on “Alba Evanescente

  1. No soy nadie para piar, que para eso están los pollos. Pero ¿no te parece muy abrupto el salto narrativo, desde su transformación hasta la UCI? No sé, a lo mejor me he perdido algo. Pero lo releeré mañana, no lo dudes.
    Ni que decir tiene, que tienes imaginación para relatar poner por escrito tus elucubraciones.
    Enhorabuena.

  2. Bernard, me interesa muchísimo cualquier observación, más viniendo de alguien que controla el tema. Yo también pienso que al texto le faltan unos minutos de cocción para acabar de redondearlo. Lo atribuyo a la típica prisa por terminar, y un poco por el temor a no acabar con un texto demasiado largo. Sí, lo interesante sería ver más cosas de Malena bajo su nueva forma…
    Te devuelvo el cumplido, que sepas que te considero un “top gun” del tema. Además he leído por ahí comentarios elogiosos a lo que haces y los subscribo.
    Como dice Siono, te prometo más jabón en próximas ediciones.
    Un abrazo.

  3. Bueno, bueno, eso de controlar… Leo y si al autor no le molesta -se cala también la personalidad a través de la red- se insinúa. Pero no soy entendido de nada, Jaume.
    Lo del top gun suena fuerte y sólo me acuerdo del Cruise y de la rubiaca que salía en la película. Y cómo no, de esa maravillosa banda sonora que tarareábamos mi amigo D. y yo cuando íbamos como kamikazes con las vespinos por las calles de Jaén. Juas, Juas. Aquellos tiempos.
    ¿Siono dice eso? Siempre había pensado que decía “más huevos” por aquello de que es un pollo, mi pollo.
    Saludos y abrazos.

  4. “Esa noche, en Pont Aeri, en lo alto de una enorme caja de sonido, mientras sonaba Black is black remixed, Malena bailó. Un estallido de Malena llenó el espacio. Triumfó, porqué por primera vez en su vida se la veía. La masa enloqueció, se rindió a sus pies y a sus encantos, y Malena tocó el cielo, un cielo que de tan deseado le pareció incluso conocido.”
    Yo creo que es suficiente. Ahí no hace falta nada o nadie más. Una noche tocando el cielo en Pont Aeri (tot i que em sembla que no hi vas gaire, Jaume,… ejem, ejem…), es una descripción más que suficiente con un lógicamente rápido desenlace… fue la lluvia porque así es más “Duraniano”, pero perfectamente podría haber sido un mal “viaje” por una pirula lo que la hubiera hecho acabar del mismo modo en la UVI. Porque se la vió en un abrir y cerrar de ojos, en lo que dura un parpadeo y a mi me parece congruente…

    Tú, Sir Alsen, hubieras acabado con ella matándola a fuerza de olvido en una esquina o haciéndola desaparecer entre la niebla y ninguna de tus morenas hubiera pisado JAMÁS Pont Aeri… Son estilos… Jaume los manda al hospital con tumores, el craneo roto y chorreando agua… supongo que cada uno los mata a su manera.

  5. Ayer fui a ver el pre-estreno de “La torre de Suso”, no voy a comentar la peli en si ni ha hacer una crítica pero quiero hablar de uno de sus personajes. La madre de Cundo ha vivido 30 años de sufrimiento junto a un marido minero, los posteriores con el mismo jubilado y alcoholizado, y un hijo que durante la adolescencia la mata a disgustos. En un instante Cundo le dice que ella lo que está es muerta. Bueno, esta mujer llega un punto de la historia en la que también se tiñe y hace de gogó en PontAeri a su manera. Viva ella por recuperar su vida!!

    Siento desviarme del tema, pero me ha recordado este personaje.

  6. Me ha venido como un flash una canción de Paul McCartney que se titula “How many people”. Tiene un momento que dice

    How many people
    never get the chance to shine?

    Shine, qué bonito.

  7. Es alucinante lo vuestro. Me sorprende tanto leed vuestras aportaciones en castellano que esperad, esperad, las voy a releer por segunda vez. Qué gusto, qué gustazo.

    Y porque no has leído cómo las acuesto, a mis niñas de mentira…

    Sir Alsen Bernard Louis.

  8. No és just…..l’Alba havia aconseguit materialitzar-se en la Malena o en qui fos, perquè tornar-la a fer invisible? Et conec i sé que no vas per aqui, però sembla que vulguis donar a entemdre que no cal intentar sortir del forat, perquè “una pluja”, ” un mal viatge” ( com algú ha assenyalat) o un esvorac de l’AVE( ja tot és possible),ens tornarà a dins….De totes maneres, procuraré que els tints siguin de qualitat i que l’aigua no se’ls enporti, ajjjaj. Petons

  9. Doncs sí, Marta, sembla que la moral del text sigui això que dius de no sortir del forat, però el que pretenc és subratllar com a vegades la força del destí (per jugar amb aquest concepte) pot aniquilar moltes il.lusions i molts somnis, però la bellesa radica en lluitar i acceptar les derrotes. Bé, no sé si és gaire ajustat això que dic, jo sempre defenso la idea que els textos parlen millor que els aclaridors de textos.
    Sobre els tints… aquí ja no m’hi fico però tinc la meva opinió personal. Un petó.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s