Era de esperar

Decidí empezar por relajar todos los músculos de mi cuerpo, empezando desde los dedos de los pies y terminando por los músculos faciales, así, subiendo de abajo a arriba. A continuación decidí pensar que allí estaba seguro. Fuera de todo peligro o amenaza. Físicamente a salvo.

A continuación vino el paso más importante: vaciar la mente. Bueno, exactamente la mente no se puede vaciar, pero sí és posible dejar de dominar el pensamiento. El objetivo es conseguir que lo que habita en la casa mental se mueva a su antojo, no al antojo del dueño del piso. Dejar que el rio fluya. Y que vaya donde le de la gana.

Y poco a poco fui notando como las riendas que sostenían a mis caballos, tan tercos, tan locos, tan insensatos, se iban deslizando poco a poco por mis manos hasta perderlas. Y los caballos se alejaron, a galope tendido. Corred, corred, caballitos, liberadme de vuestra cargante fuerza. Así lo hicieron. Me vi libre. En paz. Me dormí.

Muy felices me las prometía yo: mi mente me tenía preparado un sueño irónicamente molesto. Aparecía un tipo con una libreta azul. La abría y empezaba a leer en voz alta el catálogo de mis obsesiones. Las mismas que hacía un segundo habían echado a correr. Fastidiadísimo, me tuve que meter en el escenario de mi propio sueño y ordenar a ese sujeto que se tumbase en el suelo, que empezase a relajar todos los músculos de su cuerpo, empezando desde los dedos de los pies y terminando por los músculos faciales, así, subiendo de abajo a arriba. Le hice notar que allí estaba seguro, fuera de todo peligro o amenaza. Le obligué a vaciar su mente, a dejar volar sus mariposas nocturnas, sus polillas y sus moscas hasta que de su mente solo saliesen colas de cometa movidas por una brisa suave. Y conseguí que se durmiese.

Pero también soñó, y su sueño se metió en el mio, y en este un tipo con su misma cara volvía a recitar una serie de obsesiones que me resultaban fastidiosamente familiares. En fin… aquello era un bucle endiablado. No había forma de salir. Así que no tuve más remedio que despertarme.

De muy mal humor, me fui a mi cocina dispuesto a prepararme un café con leche y liarme un cigarrillo. Entonces vi a ese hombre, esperándome, apoyado en la pared del fondo. Tenía aspecto oriental. No se lo pregunté, pero juraría que era chino. Me miró con severidad. Yo le miré en silencio. Me sorprendió que no me asustase. En cierto modo era como si ya supiese de su presencia antes de verle. Entonces me habló.

-¿Acaso eres oriental? No, ¿verdad? Pues arde en el fuego de tu voluntad.

En fin, que solo le faltó añadir “maldito occidental”.

 

 

Anuncis

4 thoughts on “Era de esperar

  1. Boníssim. Tot això està tan de moda…em refereixo a les gimnàstiques i tècniques de relaxació orientals, etc.
    El que molta gent no sap és que intentar fer tot això no té cap efecte en el cos ni en la ment si no integres la manera de viure i de pensar a totes hores, no només quan vas al centre de teràpies orientals…i desprès a la feina, a casa , a tot arreu ets un malparit que va trepitjant a tot cristo…jejeje
    Com diria el Capità Enciam : els petits canvis són poderosos i jo crec que és en les coses més petites de cada dia on realment es pot canviar.
    Em sembla que he marxat del tema….
    En tot cas volia fer referència a una entrevista que vàren publicar a la contraportada del Periódico fa dies en la que un oriental rèia de tots nosaltres…………….opend your mind, be water my friend.

  2. Doncs sí, crec que és cert tot el que dius. És moda. De fet per solucionar els problemes, de l’ordre que sigui, el que cal és anar a l’arrel del problema i veure què s’hi pot fer, sinó a un li acaba passant com al de la història, per més que es relaxi les angoixes, els dilemes, les preocupacions, acaben sortint per una altra banda.
    Una abraçada.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s