Plastas prototípicas (¿un poco de misoginia?)

 

Delante mío dos chicas, una de ellas embarazada. Su amiga le dice que está cambiada. “La cara, ¿no?” dice ella. “Sí”, confirma la otra. Yo no la conozco de nada, pero me da la impresión de que su cara está más ancha que de costumbre por pura pachorra de felicidad. Las embarazadas del primer mundo suelen dar esta impresión, la de de vivir en un estado de franca satisfacción, de destino final, de poco-más-queda-ya-por-hacer. Y después muchas se encuentran con sorpresas. Una cosa es ser una embarazada que lee la revista Ser Padres e ir empollada de todo sobre el concepto genérico de bebé, adoptar el rol de mamá entendida en muñequitos de carne y hueso, gastarse una pasta en Prenatal y similares, y otra es… la que verdaderamente es. “Hola, me llamo Maruja y soy mamá de un lactante”. “Lo sé todo sobre lactancia. He leído un montón de revistas. He encontrado mi encaje en el universo”. “Soy. Por fin soy”. Pues no, guapa, justamente todo lo contrario. A partir del día en que pares te pasa todo lo contrario: dejas de ser.

(¿Y qué narices sabré yo de todo esto si nunca en mi vida he sido, y dudo que nunca llegue a ser, una embarazada?)

Por suerte ya se bajan las dos amigas. Me estaban aburriendo con su marujeo, que si nos vamos a Calella, que si Víctor a las once ya se queda frito en el sofá, que si esto, que si las botas que me compré en Bershka (¿en Bershka venden botas?). Sigo escribiendo. Se pasan los minutos, los raíles, declina el sol de febrero. Próxima estación, y yo también me bajo. Pero yo tan solo he escrito, no he dado el coñazo a nadie, y menos a un pobre viajero que quería escribir sobre lo divino, lo humano, su yo y su circunstancia, y ha tenido que acabar escribiendo sobre dos plastas prototípicas que nunca desearía tener a su lado.

Es que tengo un poco de mala tarde, no sé si se nota.

 

Advertisements

4 thoughts on “Plastas prototípicas (¿un poco de misoginia?)

  1. Qué va, qué va, ni Moleskine ni nada. Aún nadie se ha dignado. Y yo por la vida con el cacharro este que a la mínima te deja tirado.
    Pues sí, creo que siempre será un gran recurso creativo montarse en un tren e ir viendo qué pasa a tu alrededor al mismo tiempo que en tu interior. Me estoy imaginando montarse en el mítico Transiberiano, ese que creo que iba de París a Shangai. No sé si aún existe hoy en día, pero tenía que ser algo grande. Así que nos conformaremos con Rodalies Renfe y FGC. Es lo que hay.
    Un beso, Alegría.

  2. Home Jaume, a veure ja sabem que correm moltes “marujes”, jajajaj, però què vols, que en el tren o en el metro, les converses siguin metafísiques???, ajajaj saps? podria ser pitjor: aguantar a dos homes comemntar el “meravellós” partit del barça d’aquest dissabte o de la “chuleá” dels merengues, no? un petó

  3. Marta, admiro la teva capacitat de matar vit-i-tres ocells d’un sol tret. Com t’ho fas?
    Un petó per a tu i gràcies per venir, i sobretot llegir.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s