Una novedad

 

He abierto una nueva página en este blog. Se titula “Déjame que te cuente…” cuyo autor es Jesús García Pastor. Es el texto íntegro que recibí por correspondencia electrónica hace pocos días, totalmente por sorpresa, agradable sorpresa.

Hace tiempo que le conozco, aunque nuestra relación ha sido esporádica. Pero siempre que he coincidido con Jesús y he charlado con él me ha sorprendido gratamente todo lo que hace, lo he admirado y he coincidido plenamente en cómo ve el mundo.

No le vale la gran mentira de nuestra sociedad post- industrial, capitalista neo-liberal, la de nuestro Occidente. No se la cree. Como yo y como tantos. Solo que él lleva tiempo haciendo de su modo de vida una consecuencia de esto, de no creer esta mentira, y por ello se mueve en los límites exteriores de este mundo artificial, y a partir de sus experiencias siempre tiene algo interesante que decir, algo de valor. Recuerdo fascinado sus anécdotas de cuando trabajó en labores de desminado en Bosnia, cómo su vida pendía de un hilo cuando se tuvo que santiguar ante las ametralladoras serbias, y se santiguó del modo correcto (a lo ortodoxo: frente-pecho-hombro derecho-hombro izquierdo). A ojos de más de uno, Jesús es un idealista, un colgado que no sabe de qué va el mundo. Nada más lejos de la realidad, en serio. Ya sabemos qué fácil es juzgar desde prejuicios, descalificar lo diferente, desoír lo que no resulta familiar ni convencional.

Otros estamos dentro, seguimos aún dentro, con más queja y más palabrería que otra cosa, que nada efectivo. Pero en sí ya es mucho, es poco pero es mucho, porque a veces, para símplemente mostrarse crítico con el sistema, ya se necesita valor. Parece que sea delito. Delito sin sentencia, pero con condena, la condena de ser tachado de mil cosas menos de normal. Pero bueno, según qué jueces no tienen legitimidad ninguna. Y estos jueces suelen ser o bien los portavoces oficiales del “pensamiento único” o los ciudadanos de a pie que a falta de nada en que creer bendicen las excelencias del sistema aún siendo las primeras víctimas de él. Pero bueno, supongo que nadie es tan idiota de no saber lo que le conviene. O sí, quien sabe.

Si de algo no dudo es de que una de las cosas más saludables que puede hacer el intelecto humano es desmitificar, cuestionar, dudar. Veinticinco siglos de filosofía en occidente avalan esta tesis. Y por más chutes de anestesia hedonista que nos inoculen, hay que conservar este empuje mental hacia el cuestionar las formas de vida, de poder, y los sistemas de valores que imperan. Todo el mundo aplaude a los que fueron críticos con los totalitarismos socialistas. Yo también. Pero nadie aplaude el espíritu crítico contra el totalitarismo neo-liberal, globalizador de la miseria y la desigualdad, del borreguismo.

Esaú se vendió por un plato de lentejas. Nosotros nos hemos vendido por una hamburguesa del McDonald’s. Eh, que ningún problema. Si la hamburguesa te hace feliz, cómela.

Es lo que hay”, esta es la frase, “es lo que hay”. No es cierto. Hay mil cosas. Un millón de cosas. Quizás hasta que el pez no saca la cabeza del agua no se da cuenta, y no sabe ni que el agua es agua.

Cuanta razón tenía el viejo Platón. Todo es caverna, y hay que salir de ella en algún momento, y notar la fuerza cegadora del sol auténtico. Después ya decidirás si te acostumbras a esa luz verdadera o si decides volver a las tinieblas.

Me he ido un poco, un poco bastante. Si total nada, lo dicho quinientas veces. Vuelvo a lo de Jesús. Al valor de su mirada ante mundos que no son el nuestro y que en el fondo también lo son.

Gracias, compañero, por este gran bocado de realidad.

 

Anuncis

3 thoughts on “Una novedad

  1. Cómo, sin darte cuenta, tu cuello deja de asentir de arriba a abajo para hacerlo de lado a lado mientras susurras acha acha.
    Me ha gustado mucho esto, a mi me pasó… pero sin tener que viajar a la Índia… un año conviviendo, tranajando, estudiando, comiendo, riendo y abrazando indios me provocó eso (lo comenté en una de mis poesias 😉 )

  2. Pues no estoy segura, me has pillado, pero estará relacionado con la afirmación. En serio que después sin darte cuenta acabas afirmando moviendo la cabeza de lado a lado descoyuntada y girando la mano izquierda como si enroscases una bombilla.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s