Anámnesis

 

Sábados por la mañana. Sábados de invierno soleado, frente al puerto, de cara a los barcos de vela, viendo pasar patinadores y ciclistas. Encuentro de dos almas rotas, corazones rotos que aún así se seguían necesitando. Paseos por el barrio del Born, y a su hora una buena comida, en restaurante sencillo, de mantel blanco y limpio, de puchero cocinado a fuego lento. Conversación que fluye, sin miedo a mirar los ojos que te miran.

Tardes de verano tocadas por la mano de lo incierto. Tardes en tres fases, la de la espera por lo que será, la de lo que acabó siendo, y por fin la fase final, la de la nostalgia por lo que nunca fue. Discos de oro colgados en paredes toscas. Sombra del árbol que cobija un instante de felicidad, de calma en el centro del huracán.

Todo esto son recuerdos ya. Pero qué importa. Llega el día en que los recuerdos no duelen. Tan solo vienen a la mente, por orden, por turno obligado, por necesaria presencia en la historia de lo vivido. Para vivir para siempre a su lado y cuando toque morir, morir agarrando su mano.

A día de hoy, presente y más presente. Andares de gato viejo, por tejados de cristal, antes de dar el salto hasta esa luna que te mece. Maullar al infinito, y curiosamente oír a veces el eco del propio maullido.

Escritor que algo escribe, déjalo ya por hoy. Ya notas el frío y la pesadez. Y como siempre, tu carga ritual de vaguedades elevadas a la enésima metáfora. Duerme plácidamente bajo tu edredón de enredos, hasta que el mundo te llame de mañana, y si esa mañana vuelve a ser con sol, un buen sol de otoño, sal ahí y pasea. Que no es broma que aún haya camino y estemos, los que aún estamos, vivos, con algo de paz, y con el corazón limpio.

 

(coda: si hay pocas estrellas en tu cielo, que brillen por todas las demás)

 Paraules Efímeres, tal día como hoy

 

Anuncis

8 thoughts on “Anámnesis

  1. Perezosos, encantado por tu visita y por que te haya gustado el texto.
    Supongo que el pasado da mucho combustible a eso, a la emotividad, a la creatividad… es entonces cuando se entreteje con nuestro presente. Creo que de algo así hablabas hace no mucho, y también me gustó cómo lo hiciste.
    Un saludo para ti

  2. Pues hay que salir del coma como sea, Alegría. Un “firewall” anti-nostalgia…
    Bueno, por suerte tener un blog permite exorcizar (?) mucho de lo que pesa dentro, a que sí?
    Un abrazo

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s