Adolfo

 

A los treinta y pocos, a Adolfo le giró el cerebro una tardo-veinteañera. Fue presa del desbarajuste personal y afectivo de esta. Malgastó una fortuna en rosas y cenas, cuando ella tan solo quería un viaje de un día. She was a day tripper, como decía la canción. Y claro, ya se sabe que este tipo de desajustes entre oferta y demanda afectiva tienen efectos muy punzantes.

Lo que le pasa a Adolfo es que tiene una estructura ético-emocional demasiado simple. Esto le hace vulnerable. Le hizo vulnerable. Es uno de tantísimos casos de hombre que nunca llegará a entender los oscuros laberintos que algunas mujeres albergan entre pecho y pecho, entre entre sístole y diástole, entre poro y poro, entre pierna y pierna. Entre lóbulo y lóbulo, no sé como decirlo. A Adolfo ponle una mujer cuya conexión cielo-tierra sea directa y sencilla, cosida con hilo de oro. Si no va a ser así, no le pongas a nadie.

A día de hoy Adolfo vive en un celibato de lo más granítico. Y su vida es un sólido y anónimo andamiaje de listones inamovibles. Altos como la bóveda de un arcoíris. Él se levanta, sale a la calle, toma en plena cara el viento perpetuo que barre su ciudad. Gruñe un poco por lo del aire, pero su queja no es una queja. Como mucho se pregunta “¿Y qué habremos hecho en estas tierras para tener que soportar semejante penitencia?” Le espera el día y lo trabaja duro, como un buey que ara. Y de su quehacer silencioso y altruísta casi no se entera nadie.

Adolfo ha hecho cosas bastante estrafalarias en esta vida: Fue expulsado de colegios de pago. Estudió para piloto de caza. Se fue al Congo a casarse, y volvió por merecer. Fue espiado por agentes nor-coreanos. Apareció en películas. Se gastó una fortuna en rosas y cenas, pero she was a day tripper, Sunday travel, yeah.

Qué curiosos somos la gente, cada cual con su historia, su currículum, sus lastres. Cierto es que en el fondo no somos todos tan distintos, pero os aseguro que como a Adolfo no he conocido a nadie.

Ojalá fuese mi vecino, en vez de vivir lejos, en ese pueblo grande en el que vive. Así no tendría que cruzar los Monegros para reeditar aquellos largos ratos de conversación. Para volver a llevarle la contraria cuando se entestase en defender la existencia en sí de transcendencias divinas. Cuando pienso en él me dan ganas de decirle que tiene que ser más cínico, que tiene que tener más mala leche. Pero bueno, no creo que nunca se lo diga, porque no soy nadie para dar lecciones a los que ya han elegido su forma de vivir la vida.

Solo tengo que estar prevenido para cuando me diga “y cambiando de tema, ¿qué sabes de Azul?” Tengo que saber como reaccionar. Quizás haciéndome el loco, o desviando su atención hacia el televisor del bar. Quizás yéndome al lavabo silbando como si nada la melodía de Day tripper.

 

Música para el texto: Day tripper, The Beatles.

 

Advertisements

5 thoughts on “Adolfo

  1. ¡Lo acabo de ver! Pues nada, nada… de momento las musas siguen desaparecidas. Me alegra ver que sigues publicando como siempre aunque me sabe mal no tener más tiempo para leer blogs.
    ¡Saludos!

  2. Todos los hombres tenemos algo del Adolfo que describes. Nuestras estructuras son simples, no entendemos que ‘nada’ signifique ‘todo’, ni sabemos leer miradas, ni entendemos los tiempos…

    Y al final, corremos el riesgo de erigir a nuestro alrededor murallas tan altas que olvidemos la luz del sol…

    Saludos!

  3. María:

    Seguramente las musas van tan solicitadas que no tienen tiempo de pasar por todas lasa casas. Pero si se les deja una rendija abierta en cualquier momento pueden reaparecer. Así que todo llegará.
    Encantdo por tu visita.

    Theo:

    Estoy de acuerdo contigo. Lo has sintetizado perfectamente. Ese riesgo de olvidar la luz del sol… Total, por vanidades, a veces. Por perder la noción de lo prioritario.
    Un saludo para ti, Theo.

  4. Theo, eres sabio.
    Hay quien insiste en diferenciar los sexos, incluso quien se remonta a las bacterias para explicarlo.Pero creo que no hace flta ir tan lejos, abriendo los ojos bien abiertos ya se ve.Claro que esto lo dice una mujer…;)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s