Distínguete

 

Vicente Unomás miró durante un buen rato el cartel publicitario. En él aparecía un precioso automóvil; metalizado, ni muy grande ni muy pequeño. Ni muy ostentoso ni demasiado discreto. Ni muy serio ni demasiado informal. Algo deportivo, muy funcional, pero sin duda elegante, con un acertadísimo toque de sobriedad.

Leyó el eslogan:

Distínguete

Vicente Unomás quería distinguirse, y por eso se compró el coche.

Resultó que la campaña publicitaria estaba tan bien hecha, tan bien pensada, que ese coche se vendió a patadas. Fue el coche más vendido de la historia. De hecho los que venden coches pretenden esto, que cada conductor del mundo les compre su coche. Y eso es lo que acabó pasando.

Por eso, cuando Vicente Unomás salió del concesionario, al volante de su flamante automóvil, y en la calle se vio rodeado de coches idénticos al suyo, no pudo evitar sentirse profundamente defraudado.

 

Advertisements

6 thoughts on “Distínguete

  1. No sé, no recuerdo, si te dije, cuando lo copié-EL RELATO DE LA FRASE-, que lo iba a publicar. Hoy es el día. Lo he vuelto a leer, y me gustó de nuevo. Gracias…por si acaso. Un abrazo. PAQUITA
    Quizá esté haciendo el canelo porque parece que no me coge el comentario y lo esté repitiendo, de ser así, disculpa

  2. Ah, respecto deL PERSONAJE “unomás”…que si es tonto, como cualquiera de nosotros en algún momento, que apenque con ello, como solemos hacer…aunque nos joda. PAQUITA

  3. Ja ja molt bo Jaume., el conductor volia diferenciar-se ni que fos amb el seu flamant cotxe i vet aquí que després al veure que tothom anava amb el mateix cotxe se sentí defraudat. Per molta qualitat que tinguin les coses si aquestes les compra tothom i no ens diferencien dels altres acaben resultant mediocres..saludus crcak

  4. Ferran:

    Somos uno más en tantos aspectos… Pero a la clase media siguen queriéndonos engañar con cebos que apuntan directamente a nuestra mayor debilidad: la fascinación que sentimos por las formas de vida de los ricos. Y de repente queremos ser elegantes, jugar al golf, esquiar, hacer cruceros, rodearnos de lujos y de gente “importante”. Como patéticos nuevo-ricos. Siempre pagando precios por encima de nuestras posibilidades, precios no estrictamente pecuniarios.
    Encantado, como siempre.

    Paquita:

    No sabía de tus intenciones, pero me complace mucho, de verdad.
    Y nada, el pobre Vicente es un poco tonto, o alguien se ha ocupado en que lo sea… interesante debate.
    Un abrazo.

    Noctas:

    El problema tants cops és voler-se distingir pel que es té més que pel que s’és… Una més de les velles trampes del sistema. I ho sento, a mí que no em vinguin amb monsergues neo-liberals.
    Un dia, parlant de mediocritats, tinc ganes de parlr del fenomen Facebook (el feisbuc) però tinc por d’estripar massa i acabar ferint susceptibilitats.
    Res, encantat per la visita.
    Saludíssims

  5. Cuando la publicidad tiene éxito nunca puede funcionar con productos que le distingan a uno del resto, sino todo lo contrario. Sobre Vicente parece que cayó la maldición de su apellido. Frustrante, cierto, pero él se lo estaba buscando

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s