Apuesta

 

Jugarse dinero es lo corriente, lo común, lo que todo el mundo puede hacer. Jugarse dinero es demasiado fácil. Cualquier desarrapado puede jugarse dinero, incluso el dinero que no tiene. Yo lo encuentro vulgar, francamente. Por eso, cuando apuesto, me juego otras cosas menos ordinarias, menos sucias, porque al final el dinero siempre es sucio. Hay que tener un concepto más alto de tu propia dignidad, hay que saber elevarse como mínimo una fracción por encima de la triste mediocridad, la de los mezquinos que solo entienden la vida en términos de calderilla, de pocket money, de prosaica porquería. Hay que ser ser creativo, y expresar en el riesgo que tomas algo de grandeza. De tu grandeza. De tu desprecio por lo pequeño.

Tú todo esto no lo tomastes en cuenta. Es más, te lo tomastes a broma. Y yo con ciertas cosas no bromeo. No bromeo con casi nada, pero menos con estas cosas. Si tu dignidad es tan de andar por casa, la mía es de oro con incrustaciones de diamantes. Si tú te mueves mejor entre lo barato, entre lo superficial adornado de fashion, de guays, entre lo superfluo adornado con cuatro gestitos resultones y a mi bola voy, yo no. La palabra es sagrada, y la palabra que ennoblece, más aún. No sé, debo ser antiguo. Pero si no entiendes que la única forma de dar valor a lo que no lo tiene es poniéndolo en riesgo, en el fondo no entiendes nada.

Yo no me jugué dinero contigo, y por eso te lo tomastes a broma y te pareció que aquello era solo un jueguecito, un pretexto para echar cuatro risas. Un pretexto para que fueses todo ese rato el centro de atención. Te equivocastes, y mira que te lo dije: no te equivoques conmigo, y sé consciente de lo que te estás apostando. Yo no juego en broma, acuérdate que te lo dije. Acuerdate bien de lo que te apostastes, y acuérdate, sobretoto, que al final perdistes.

Jugarse dinero es mediocre, por eso me jugué contigo esclavitud total. Y como gané, ahora te toca pagar. Pronto pagarás. Y si me huelo que me quieres estafar te advierto que te saldrá mal.

Exigo lo mío. Ya sabes. Y si hace falta vendré a por ti.

 

Anuncis

9 thoughts on “Apuesta

  1. ¿Serás capaz de cobrar la apuesta? A mi me daria cierta vergüenza.
    Casi preferiría pagarla (ser yo el esclavo); sobre todo si el señor es suficientemente rico e ilustrado. Siempre he ambicionado ser el Epícteto de Nerón.

  2. Ferran:

    No lo sé, el tipo de la historia está dispuesto a ir a todas por cobrar lo que le pertenece, pero creo que le va a costar mucho cobrar, porque la otra parte se lo tomó muy frívolamente. Por todo, tengo miedo de que haya que lamentar algún percance… Uf, yo con ese tipo no me hubiese jugado nada, y menos la total esclavitud… Sí, ilustrado sí es, rico lo bastante, y quien sabe, hasta podría ser divertido ser su esclavo… lo que no será divertido es dejarle la deuda por saldar.
    Y por lo que a mí respecta, coincido contigo que en algunos momentos de la historia humana, ser esclavo de según quien no debía de ser tan mala idea. Aunque Nerón no carburaba del todo bien, o eso tengo entendido…
    No es lo mismo, pero me viene a la cabeza la peli El Hundimiento, donde toda la historia pasa por la vivencia de la secretaria de Adolf Hitler. A mí me resultó muy interesante.
    Nada, Ferran, que de hombre libre tampoco se está tan mal, aunque nada es perfecto.
    Un abrazo!

  3. Theo:

    Pues sí. Las soluciones “a golpe de talonario” suelen ser las menos elegantes. Una forma bastante vulgar de “abaratar” las relaciones personales.
    Me acuerdo de esa canción del gran Sabina que empieza:

    “Era tan pobre
    que no tenía más que dinero”.

    No tenía más que dinero… no hay más que decir.
    Gracias por tu visita, una vez más.

    PM:

    I tant. Per això advocats i notaris són tan decisius… Espero que alún dia torni a ser fàcilrefiar-te dels altres només a partir del que s’hagi parlat.
    Encantat de rebre’t, com sempre.

  4. ¡Hay cosas con las que no se juega! 🙂 A mí no me gusta apostar… y menos dinero. Es ponerle precio a las cosas…
    En el póker tal vez sí es distinto 🙂
    Hola de nuevo, Jaume!

  5. María:

    Qué agradable sorpresa tenerte por aquí de nuevo.
    Espero que este largo paréntesis te haya llenado de ideas e inspiración. No sé, igual has estado jugando al póker… 🙂
    Bienvenida de nuevo!

  6. Usted usa la palabra con mucho cuidado. Estas cosdas se notan en un escritor. Usted le tiene aprecio a la palabra, no la usa como quien usa papel de Water., usted no tiene ni pizca de frivolidad y la iropnía que en ocasiones es el remedio del mediocre en usted es rara. Cada dia me deja más perplejo y mis ojos brillan cadea día más cuando le leo…saludus

  7. Noctas, prefiero dejarte perplejo a que me digas que tengo una escritura previsible…:) Ah, por cierto, no me trates de usted, que aunque lo parezca no soy viejo, y estoy seguro de que no estamos muy lejos en edad.
    Yo por lo que estoy más contento es por ver que pasas a leer.
    Saludísimos!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s