A dormir

 

Se sienta en su mesa y se rodea de parafernalia: café con leche, cenicero, Cutter’s Choice, encendedor Zippo, folio en blanco, encendedor Clipper (por si falla el Zippo), Moleskine, pluma Parker, diccionario, un Bic rojo (para no se sabe bien qué), una vela invocatoria y una cierta dosis de moral.

Se pregunta cómo se lo montan estos que escriben cada día, que publican cada día, que se hacen leer cada día sin bajar una sola fracción su listón de calidad. Se escuda tras el sobado pretexto de que esos tienen tiempo, mucho tiempo y encima mucho talento; se aferra a su principio -a su clavo ardiendo- segun el cual no hay que precipitarse, no publicar si no se tiene algo relevante que contar. No es una postura nada reprochable, pero ¡ay amigos!, existe un debate abierto sobre si para escribir hay que tener realmente algo que decir, o basta tan solo con encontrar un vistoso vuelo de palabras que tenga un efecto determinado, un cierto efecto, un equis efecto, un efecto sorpresivo o sorprendente. Si “decir” es hablar de lo que conviene, de lo substancial, de lo que hay que oir, de lo que interesa a la salud pública, o puede ser tan solo emitir verbo con cierta intención, digamos, “artística”.

Pero no, en definitiva gana lo que siempre hemos creído en esta casa. Que en esta casa siempre hemos sido partidarios de la clásica simbiosis fondo-forma, que siempre hemos creído en aquello de que words without thoughts, never to heaven go. No es pedancia lo del inglés, es que traducido pierde muchísima gracia.

Pero pasa que desde una panza tan llena de palomitas, de Petit Écolier y de orgullo azul-grana, desde un PH emocional tan neutro, desde una desidia intelectual tan acusada, desde una calma tan chicha, poco empuje puede tener la letra, el concepto, el guión y la trama. Es así: balanzas neutras, anodinos textos.

Total: a recoger toda esa parafernalia y a dormir. Nada de bohemieces nocturnas. A exudar toxina mental; a liberar espacio de disco. A dejar para mañana lo que no se pudo hacer hoy.

Que las palabras de colores acuden mejor a los cerebros frescos y recien peinados, y las historias de verdad acuden mejor pisando un poco de calle.

Mañana lunes. Un poco de calle. Y a ver qué pasa.

 

Anuncis

8 thoughts on “A dormir

  1. Pero ahí estamos, Blumm. Y creo que ya no hay vuelta atrás.
    Es que lo escribí en domingo… soy escritor de domingos por la tarde, lo que justamente dijo José Pla que no hay que ser si se quiere ser escritor.
    Saludos

  2. A mi m’agrada escriure per defogar-me una miqueta, per autoafirmar-me també. No paro molta atenció a si les frases queden bé o malament perquè és més una forma de teràpia que no pas una recerca de la bellesa…saludus crcak i bon post sobre l’ofici d’escriure…saludus
    crcak

  3. Es un post muy bueno, muy sugerente en el debate. Todo requiere cierto rito, pero también cierta disciplina. Esa es la que me impuse al abrir el blog en WordPress, publicar cada día una entrada -excepto fines de semana-, más o menos inspirada, pero no perder el ritmo. Que la inspiración, cuando llegue, me encuentre receptivo, escribiendo.

    Saludos!

  4. Noctas:

    Bé, a vegades va bé pensar molt el que escrius, i a vegades acaba sent contraproduent. L’escriptura maneja moltes variables, i això permet que hi agi moltes maneres de fer que un text funcioni. En el teu cas, el que fa atractiu llegir-te és l’ímpetu que hi poses, aquesta sensació que escrius a raig, des de l’instint. A mi, almenys, m’agrada. Així que endavant de totes totes.
    Rep una salutació ben cordial.

    Theo:

    Tienes toda la razón: en dfinitiva todo es una cuestión de disciplina. Déjame decirte que puedes estar bien satisfecho de los resultados que consigues en tu blog. Hablar cada día de algo interesante, con dosis de fino humor y sin estridencias tiene mérito. Y se agradece, como lector, contar con sitios así.
    Un abrazo.

    Jesús:

    Sí, a mi me pasa también… y lo peor es que a veces, aún teniendo donde apuntar, por pereza no lo hago. Lo típico:”Ya me acordaré, seguro…” Y al final nada, desastre, como bien dices.
    Me alegra verte por aquí y que sigas nutriendo tu página con tus sugerentes historias.
    Un saludo cordial desde aquí.

  5. Jaume, muchas gracias por tan elogioso comentario, pero creo que es excesivo. Tengo demasiadas asperezas que limar y los posts, por la disciplina de escribir cada día, no están todo lo pulidos que me gustaría.

    Jesús, no puedo entrar en tu blog!

    Saludos!

  6. Admiro a tots aquells que escriuen de debó. Aquells que són capaços d’escriure més de dues pàgines seguides….per mi escriure, es simplement pendre apunts de la vida, pero qué dificil és!
    un post impecable, si habia desgana, no s’ha notat 😉

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s