La caca de los ricos

Leí no hace demasiado un artículo en internet, en el que un celebrado enfant terrible hacía ostentación de la superioridad moral y social de su familia -y de la suya propia, como de costumbre- mediante una anécdota de cuando vivía con su madre. Decía el señor en cuestión que su madre le tenía prohibido entregar a la sirvienta unos calzoncillos manchados. El argumento de superioridad consistía en establecer que la sirvienta no tenía porqué limpiar la caca de los señores. Bueno, de entrada podías pensar: “hay que ver, qué gente más considerada con el servicio, ¿no? Vaya… ”

Pero al cabo de nada me asaltaron serias dudas sobre la cuestión: en una casa tan de ricos, ¿no disponían de lavadora super-automática? ¿La sirvienta lavaba a mano toda la panoplia de bragas, calzoncillos y sujetadores de los señores? Me pareció inverosímil esta posibilidad, con lo cual el argumento de la gran consideración y del respeto hacia el servicio no tardó en parecerme hipócrita, falso, y pensé en otras razones de mucho más peso. No colaba, la verdad. Y menos viniendo de un pollo tan cínicamente clasista como el que te dije. De tal palo tal astilla, y como buena parte de lo que somos se mama en casa, las razones de la Señora Madre de un niño tan bien tenían que ser, a la fuerza, otras.

Yo creo que el argumento de la Señora era del todo perverso: haciendo ver que tenía un altísimo respeto por la sirvienta, lo que quería evitar la Señora, seguramente, es que la sirvienta pudiese llegar a pensar que el señorito era un guarro. ¡Habríase visto! Los Señores son pulcros y limpios de por si. Por definición y antonomasia. Existe una esencia de la señoricidad. Existen unas formas. Unos valores eternos, sagrados, reñidos por naturaleza con la deposición y el humus básico. Resumiendo: que la suciedad intestinal es de pobres.

Dicho sea de paso: no tengo nada en contra de que uno apure su ropa interior hasta el punto de guarrez que le sea más cómodo, o más acorde con su bienestar natural, con su encaje en el Planeta Tierra. Que hasta que la cosa no repercuta a terceros, hasta que no lesione derechos ajenos, uno es bien libre de decorar lo más artísticamente que le plazca sus prendas íntimas con cualquier tono de ocre, amarillo u otro color cálido-terroso. Y todo ello con independencia de la clase social a la que pertenezca: si a la media-media-baja, si a la media-media-media, si a la media-media-alta, si a la media-alta, o a la media baja. O a la alta, que aunque yo no la conozco, me han dicho que es como una meiga, que haberla haila.

Pero volviendo al tema: quizás el fondo de la cuestión, la verdad de los miedos de la Señora, sus terrores más esenciales, radicasen en que, echando el Señorito a lavar gayumbos decorados, la sirvienta podría caer en la cuenta de que los señores también cagaban… Y ante ese sensacional descubrimiento quizás se le figurase que el abismo social que les separaba se estrechaba de golpe, y que , Oh, horror de horrores… en el fondo Señores y criados son más semejantes de lo que parece.

 

Anuncis

6 thoughts on “La caca de los ricos

  1. Mi abuela decía que el borracho pobre está borracho, pero el borracho rico “está enfermo el señorito”. O sea, que habría dado igual que diese los calzoncillos manchados, porque otro sería un guarro, el señorito estaría indispuesto.

    Saludos!

    • Efectivamente. Y si le hace un bombo a la sirvienta, sería porque ella es un fresca y vete a saber tú con quien se revuelca.
      Por lo que he ido captando tu abuela debio de ser un pozo de sabiduría popular. Realmente, los dichos la clavan siempre.
      Un saludo!

    • mira, yo conocía unos versos que dicen:

      “En este mundo, señores,
      de cagar nadie se escapa.
      Caga el rico, caga el pobre,
      caga el Rey y caga el Papa.”

      Pero hasta que no leí el artículo del Señorito no me lo acabé de creer.
      Saludos!

  2. Este escrito se lo habrías de enviar en forma de comentario al periodista., ya sabes., si no lo publica seguro que lo leerá y pensará quizás -no creo que sea tonto- que no tan solo lo leen los burros de siempre, sino que también hay gente inteligente que lee sus artículos. saludus

    • Noctas, veo que has pillado por donde va la cosa. A buen entendedor sobran las palabras, verdad?
      No es mala idea. Lo que pasa es que me tiene vetado -ya lo sabes-aunque sí, si se toma la molestia de leerlo puede que pase lo que tú dices.
      Mira, hasta creo que te haré caso.
      Gracias por leer!
      Saludísimos

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s