He recibido una carta

He recibido una carta de una amable lectora de este humilde blog. Lleva un bonito sello con la imagen de una flor escandinava, y el matasellos es de la oficina de correos de la ciudad de Bergen. Está escrita con bonita caligrafía, y juraría que ha utilizado una estilográfica; quizás una Parker o talvez una Montblanc.

Pese a la amabilidad de su tono y a lo agradable de su presentación, la carta contiene una crítica. Esta tiene que ver con mi último post, el que dediqué al desaparecido grupo Level 42. La crítica va en el sentido siguiente: me dice que en su día -ya lejano- escribí un texto recriminando a otro grupo, The Bad Plus, cierta actitud de exhibicionismo musical ante el público. Según el parecer de mi amable lectora, es la misma actitud que exhibe el grupo Level 42 en el vídeo que ilustraba mi reciente post. Me hace notar que, por una cuestión de coherencia, o no debería haver criticado con tanta vehemencia a los The Bad Plus, o no debería haver ensalzado tanto a los británicos de Level 42, ya que en ambos casos se aprecia una actitud coincidente en el aspecto mencionado.

Bien. Por mi parte, debo decir que aquella crítica a The Bad Plus no venía firmada por mi, sinó por el crítico musical Roberto Oidosfinos, cuya presencia en este mi humilde blog se reduce a aquella única aparición del 20 de noviembre de 2007, fecha ya lejana, por cierto (y más por cierto, que como pasa el tiempo, dos años ya).

Del tal Roberto nada más hemos leído en estas cibernáuticas páginas, pese a su empeño porque le publique algunas más de sus delirantes críticas musicales, naturalmente gestadas desde su más crudo resentimiento ante el éxito de los demás, y por supuesto desde su mal digerido fracaso como músico. Roberto Oidosfinos -ustedes no lo saben- cada semana me envía por correo electrónico dos o más críticas despiadadas a grupos debutantes o consagrados, y por su excesiva crueldad y falta de objetividad me he visto siempre obligado a censurarlas todas, absolutamente todas. Aún así, le dejo abierta la posibilidad de que si algún día es capaz de generar un buen texto de crítica, fundamentado y con algo de interés objetivo para el público en general, podrá mostrarlo al mundo desde este rincón de la red, que no por excéntrico y casi marginal deja de tener lectores cultos y con criterio formado.

Y nada más. A mi amable lectora le remitiré, por cortesía, un texto aclaratorio, escrito de mi puño y letra, cuyo contenido será más o menos parecido al que publico aquí. Si me sigue leyendo desde Bergen -cosa que espero- ya estará en antecedentes cuando reciba la carta, que deseo poder escribir en breve, aunque yo usaré, como siempre, un bolígrafo Bic, mi caligrafía será la típica del zurdo algo inestable, y el sello de correos no sé si podrá ser tan bonito como el que me ha llegado a mi. No sé si tendrá la cara del Rey de España con barba, un perfil de ave pirenaica, o una lagartija de los Monegros. En cualquier caso, veré de qué muestrario de sellos disponen en el estanco de la esquina, y prometo pasar el rato suficiente para escoger el que esté a la altura de la circunstancia.

A los lectores hay que cuidarlos, por encima de todo.

 

Anuncis

8 thoughts on “He recibido una carta

  1. Qué difícil es ser equilibrado con las críticas, ni pasarse ni quedarse corto, dar en el punto justo y destacar la realidad. Difícil lo sé. Pero, a caso, ¿debemos estar siempre juzgando? Sea como fuere, me interesaría ver con qué sello contestas la carta hacia Bergen.

    • Creo que las críticas hay que hacerlas con el cerebro en la cubitera, porque si se hace desde la víscera, patinamos casi siempre.
      He encontrado un sello bastante bonito con una mariposa, pero no logro leer las letras que indican el nombre del animalito. Necesito gafas pero mi oculista aún no me las quiere poner…
      Un saludo, Alegría.

  2. Gran escrito, enhorabuena. Ciertamente, todos pasamos etapas, algunas que conviene superar, y de lo dicho y escrito, apenas reconocemos nada. Saludos.

    • Gracias, Gerard, celebro que te haya gustado.
      Sí, a veces nos releemos y decimos: ese era yo? Y sí, lo éramos…
      Gerard, una vez más gracias por leer.

  3. Pues no estaría de más conocer alguna de las opiniones del tal Roberto, jeje. ¿porqué no le pides que haga una de Los Beatles, o de cualquier otro grupo conocido por todo el mundo, para hacernos una ideA?

  4. jejejeje Roberto Oidosfinos sin saberlo ha hecho que se me pongan rojas las orejas del tirón… qué razón tienes, y qué difícil es mantener una buena “línea editorial” sin salirse por el márgen… es una de las razones por las que siempre acabo volviendo por aquí. Espero que sepa usted perdonar a las lectoras descuidadas…

    saludísimos malabarista

    • Bueno, por la razón que sea acabas volviendo por aquí… yo más que encantado.
      Y por cierto, usted tiene todos los perdones ya antes de las faltas. 😉
      Saludísimos!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s