Otra vez Juan Raro

 

Os acordareis de Juan Raro, ese señor que decidió no cambiar de coche y reparar la junta de culata de su motor dañado por un inoportuno recalentón. Hay que ser raro.

Bueno, pues Juan ha pensado que como su coche le hace su servicio pero no deja de ser viejecillo, lo que va a hacer va ser dosificar mucho su uso. I en ello está. Juan Raro realiza la mayoria de sus desplazamientos urbanos en los autobuses de TMB (Transports Metropolitans de Barcelona). Todos los días coge el 45 para ir al trabajo, el 10 para ir a la calle Marina, y otros muchos autobuses que le dejan más o menos cerca de donde él necesita ir.

A Juan, habituado a observar, le ha llamado la atención la existencia de un par o tres de perfiles de usuario de la red de autobuses. Por un lado están los jubilados. Por otro están los inmigrantes con carritos de niño. Y por otro están los adolescentes y señoras de mediana edad.

Juan sabe que todos estos usuarios están haciendo un favor inmenso a la sostenibilidad del planeta. Que son ciudadanos conscientes, límpios y responsables. Y por eso hoy -hay que ser raro-, en un arranque de sincero entusiasmo, mientras iba al trabajo en un 45 a rebentar de pasajeros, ha decidido felicitarles a todos. Juan se ha situado al lado del conductor, encarado hacia el pasaje. Ha solicitado educadamente un minuto de atención y se ha dirigido a ellos:

-Queridos conciudadanos: quiero que reciban mi más sincera felicitación por su acertada decisión de estar viajando en este autobús. Su gesto tiene un enorme valor cívico. Con su decisión de viajar en transporte público no solo están contribuyendo a hacer de nuestra ciudad un lugar más ordenado, más transitable, más humano si cabe, sinó que además están protegiendo el equilibrio medioambiental de nuestro planeta.

Tras su intervención, Juan esperaba recibir una cálida ovación, pero el resultado no ha sido otro que un indiferente silencio. Después, una señora ha levantado su mano para reclamar la atención de Juan. Le ha dicho que hablaba en calidad de portavoz de aquel grupo de usuarios. Y Juan se ha sentido profundamente entristecido cuando, por boca de esa señora, ha sabido que el verdadero motivo por el cual estaban viajando en autobús era que, sencillamente, ninguno de ellos disponía de automóvil.

Advertisements

4 thoughts on “Otra vez Juan Raro

  1. Apreciado Jaume, siempre puntual a tu cita de los jueves, me alegra comprobar que empiezas el año 2010 con energía. A mí el motivo de los pasajeros ya me parece suficiente, suficiente tienen con ir tirando en estos tiempos que corren. Qué más les vamos (nos vamos) a exigir, “pobrets” tots.

  2. Gerard, y tu comentario, siempre tan bien recibido.
    Tienes toda la razón, vamos tirando, y hoy en día es como decir que de momento no nos falta de nada. Yo solo me siento algo “pobre” de tiempo, eso sí.
    Un abrazo grande.

  3. Juan Raro no desesperis, encara hi ha qui viatja en transport públic per pura convicció, per principis, pot ser que no hagis topat amb ells però existeixen, ara que….aquests tenen un immens, immens, immens esperit de lluita.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s