Inglés que se entiende vs. Inglés que no se entiende

Al policía londinense del reportaje: no se le entiende. Pero qué quieres, si cuando detiene al caco, para decir-le “on your knees!” (¡de rodillas!) dice “enyeneys! enyeneys!”. Es un señor blanco, de raza anglo-germánica, inglés de pura cepa.

A la activista africana pro-derechos de la mujer, entrevistada en BBCWorld: se le entiende. Por cierto, a la entrevistadora, periodista británica de orígen etíope… también se le entiende.

A la comandante del avión de Vueling: se le entiende mal; al sobrecargo del mismo vuelo: no se le entiende nada. Ambos españoles; ambos por megafonía.

Al camarero sueco: se le entiende.

A Barak Obama y a David Cameron: se les entiende.

Al escocés preguntado sobre le independencia de Escocia: no se le entiende.

A los chicos protagonistas de la película “El club de los poetas muertos”: no se les entiende. A su profesor y al rector: se les entiende.

A Hugh Masekela, trompetista sudafricano que se dirige al público en su concierto en Estocolmo: se le entiende, por rato y más rato que hable, hilando bromas con cosas serias.

Conclusiones: del tipo “do it yourself”

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s