ascensor.cat

Coincido en el ascensor con un padre blanco, una madre negra y un niño de unos seis años, de un negro aún más intenso que el de  la madre. Inicia el ascensor su trayecto ascendente. La madre se mira en el espejo. El niño, de ojos vivaces, va contando, en catalán, los pisos que vamos dejando atrás -abajo, mejor dicho.

-Set… vuit… nou…

El padre se une al niño en el sencillo juego de ir contando.

-Deu… onze…

El ascensor se detiene en mi rellano y el padre le dice al niño:

-Jordi, deixa passar al senyor, que ja baixa.

Y se lo dice desde un marcado acento andaluz.

No me digan que no es curioso. Para que después, desde fuera, algunos nos intenten dar lecciones sobre lo que somos o lo que tenemos que ser. O desde dentro…

A mi lo único que me ha dejado algo perplejo es que ya se me pueda conceptuar como “señor”.  En fin, que el tiempo no pasa en balde.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s